La historia del tratamiento con imanes

La historia de los imanes se remonta a los años 2500 y 3000 antes de Cristo. El primer contacto que se tuvo con ellos fue en la antigua ciudad de Magnesia ubicada en la Península de Anatolia en Asia Menor. La tierra de Magnesia tenía mucho óxido de hierro que atraía a varios metales hacia ella naciendo el nombre de Magnetita.

La historia de Magnes

Estahistoria cuenta que hace mucho tiempo, en el norte de Grecia, en la región de Magnesia (actual Turquía), un pastor llamado Magnes estaba llevando a su rebaño de ovejas a pastar y llegó a la base del monte Ida.

Tal fue el asombro de Magnes que cuando caminaba alrededor de sus ovejas pisó un pedazo de roca y las uñas de sus zapatos junto con la punta de metal de su bastón quedaron pegadas a ella. Después de la impresión que le causó ese fenómeno empezó a desenterrar la roca inusual que era de color negro y bastante grande, motivo por el cual las uñas y la varilla de los zapatos de Magnes se adhirieron con tanta fuerza. Esa piedra se le conoce ahora como Lodestone y es considerada como el primer mineral magnético conocido.

Lodestone - Magnetita

Lodestone – Magnetita

Cleopatra, la primera celebridad en usar imanes

Se cree que Cleopatra durmió en un Lodestone para mantener su piel joven. También se dice que usaba una tiara hecha de magnetita para conservar su belleza y gozar de buena salud. Pero fueron los griegos los que recibieron este conocimiento e investigaron sobre las propiedades terapéuticas de los imanes, usándolos para la curación de muchas enfermedades allá por el año 2500 antes de Cristo. También se sabe que Aristóteles y Platón hablaron de los beneficios de Lodestones en su trabajo.

Cleopatra

Cleopatra

Los chinos también conocieron los imanes

Se cree que entre el 221 y el 206 antes de Cristo, período gobernado por la dinastía Qin, los chinos utilizaron los imanes con fines medicinales junto con la reflexología y la acupuntura. En la actualidad todavía se utilizan como tratamiento de primera línea para muchas dolencias comunes.

Medicina tradicional china y los imanes

Los imanes y la medicina moderna

A pesar de haber pasado 3,500 años del descubrimiento de los imanes su uso se ha continuado hasta nuestros días, siendo muy populares en Europa y Estados Unidos. En el siglo XV, Paracelso, un médico suizo, fue uno de los pioneros en la defensa de los poderes terapéuticos de los imanes. Paracelso decía que si los imanes podían extraer el hierro, también podían extraer las enfermedades del cuerpo humano. Escribió artículos médicos sobre los beneficios del uso de imanes en los procesos inflamatorios dentro del cuerpo.

En el siglo XVI, el médico inglés William Gilbert, escribió el primer tratado científico
sobre todo lo que de magnetismo se conocía hasta entonces, realizando estudios científicos sobre la electricidad y el magnetismo. Ese primer tratado científico sobre la magnetoterapia lo llamó «De Magnet». El Dr. Gilbert también era el médico personal de la Reina Elizabeth I y se dice que ella usó imanes bajo su supervisión.

Pioneros del siglo XX

Entre los pioneros del siglo XX tenemos al Dr. Kreft, un médico alemán que en 1905 estudió los efectos curativos de los imanes sobre la enfermedad reumática, la ciática y la neuralgia. En 1926 se reveló el trabajo del Dr. Criles sobre el impacto de los imanes en las células cancerosas y esto fue seguido 10 años más tarde en 1936 por Albert Davis, quien realizó pruebas sobre los efectos de los polos norte y sur de un imán también en células cancerígenas.

Sin embargo, los últimos 15 años han demostrado un aumento prolífico en la investigación médica sobre la terapia magnética. Se han realizado más de 57 estudios en EEUU sobre enfermedades incurables y el magnetismo. Algunos de los más recientes son:

1990 – Universidad de Hawaii probó campos magnéticos en pacientes con osteoartritis.
1992 – Stiller et al. Un ensayo aleatorio doble ciego de curación de piernas con y úlceras venosas.
1999 – El Colegio Médico de Nueva York probó plantillas magnéticas en pacientes diabéticos.
2001 – La Universidad de Virginia probó fundas magnéticas para colchones en pacientes con Fibromialgia.
2004 – La Universidad de Exeter y Plymouth probaron pulseras magnéticas en pacientes con osteoartritis

Imanes, dispositivos médicos prescribibles

Los dispositivos magnéticos ahora están registrados como dispositivos médicos prescribibles en 54 países en todo el mundo. Con las nuevas investigaciones que se completan cada año y los médicos que finalmente reconocen que no se trata de «brujería», con suerte veremos en los próximos años, dispositivos magnéticos prescritos en conjunto con los medicamentos convencionales para eliminar el dolor.